Lunes, 03 de mayo de 2010

Esta es la primera vez en los once años de historia de la moneda única europea que uno de los miembros de la zona ha de ser salvado de la bancarrota por su incapacidad para refinanciar su deuda en los mercados internacionales.

Finalmente el sentido común se ha impuesto, entre aquellos, como el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, que pedía la rápida intervención en Grecia, ante la inminente catástrofe. La Comisión Europea recomendó ayer domingo "activar" el mecanismo europeo de ayuda a Grecia, que será "decisivo" para "preservar la estabilidad de la Zona del Euro", tras el acuerdo con Atenas el plan de austeridad que considera " fuerte y creíble".

El Gobierno griego recibirá finalmente la cantidad de 110.000 millones en préstamos de la Zona Euro así como del Fondo Monetario Internacional (FMI) en los próximos tres años a cambio de que Atenas aplique un plan de ajuste que mantendrá al país en una aguda recesión y de que no suspenda pagos a sus acreedores, la mayoría bancos europeos.

El Gobierno de Papandreou congelará los salarios de los funcionarios, rebajará sus pensiones y volverá a subir el IVA, entre otras medidas que le costarán al país una caída este año de al menos el 4% (la última previsión de la Comisión Europea es que sólo perdiera el 0,3% del PIB este año) y otra de un 2,6% en 2011. El plan de austeridad ha sido presentado después de la rueda de prensa de Papandreou por el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantinu. Para reducir el déficit, que en 2009 subió al 13,6% del Producto Interior Bruto (PIB), hasta el 3,6% en el año 2013, el Gobierno griego se compromete a recortar los sueldos de los funcionarios, detener las contrataciones públicas y congelar los salarios en el sector privado durante tres años. Además, también se recortarán las pensiones, las de más de 600 euros mensuales pasarán de 14 pagas anuales a 12, según algunos aspectos del programa adelantados por los medios griegos. También subirán los impuestos sobre alcohol, tabaco y gasolina un 10% y se incrementará el impuesto del IVA dos puntos, hasta el 23%, en la que es la segunda subida de este gravamen este año. Todas estas medidas, han alcanzado un nivel muy anti-popular, lo que está llevando a la sociedad griega a inmovilizarse mediante manifestaciones de carácter pacifista en su capital, Atenas.

Con estas severas medidas, Atenas promete ahorrar 30.000 millones de euros para rebajar su déficit once puntos de aquí a 2014, dos años más del plazo previsto inicialmente por la Comisión Europea, pero que aún así sigue siendo un esfuerzo presupuestario sólo comparable al que hizo Suecia en los años 90 y mientras la mitad de los griegos aseguran que se lanzarán a la calle para protestar contra el plan. Conocedores de las implicaciones del plan de austeridad, cuyo cumplimiento supervisará el FMI, alrededor de 20.000 manifestantes acudieron este sábado a la convocatoria de los principales sindicatos griegos en Atenas para mostrar su rechazo a las medidas durante el Día del Trabajo y el próximo miércoles hay convocada una huelga general.

"Tememos que haya una explosión social, la recesión y un estancamiento de la economía", expresó Ilias Iliópulos, secretario general de Adedy, el mayor sindicato de empleados públicos. Pese al carácter mayoritariamente pacífico de las protestas, la policía tuvo que cargar varias veces con gases lacrimógenos en Atenas y Salónica contra grupúsculos radicales que destrozaron escaparates y atacaron a los agentes con piedras y cócteles molotov.

Los ministros de la zona euro acordaron ayer domingo el esperado rescate de Grecia, que consistirá en 80.000 millones de la Unión, entre ellos 9.792 millones de España, casi cuatro veces más de lo previsto, y 30.000 millones del FMI. Los jefes de Estado y de Gobierno de la moneda única se reunirán el viernes para certificar el desembolso final y "sacar lecciones" de la crisis.

Las medidas aún deben de recibir el visto bueno del Parlamento la semana que viene, probablemente el miércoles, algo que se considera un trámite porque el gubernamental Partido Socialista Panhelénico (Pasok) cuenta con mayoría absoluta.

Angela Merkel quiere que Grecia sea el primero y el último e insiste en que los más endeudados, como España, se aprieten en cinturón.


Publicado por Sioncitto @ 9:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios